A título informativo

Libros John Kumara
A todos aquellos humildes aspirantes espirituales que busquen la luz a través de la fe, les sugiero que tomen conciencia y sean consecuentes con las leyes kármicas y sagradas de Dios.

Por consiguiente, tras la lectura de El Plan Supremo y de Un Reencuentro Celestial, se advierte de las consecuencias de la oscilación de que no valen las medias tintas, es decir, los que sirven a la luz no pueden servir a la oscuridad.

Tras ser leídas dichas novelas, el lector/a puede sensibilizarse y entrar en un estado crítico de conciencia, ya que dicha lectura puede suscitar una autorreflexión sobre el estado evolutivo del alma.

Tanto El Plan Supremo como un Reencuentro Celestial son quizás dos de las mejores y más amenas novelas en su género.

Se recomienda leer primero la novela El Plan Supremo, porque al final de la misma aparece un glosario que aclara muchas dudas.

Un mensaje para los lectores fervientes de sed espiritualidad:

Las novelas que humildemente, y a veces con gran esfuerzo y sacrificio escribo, son un camino espiritual para encontrar la luz, y convertirse en ésta o en alguna otra vida en un maestro ascendido por la gracia de Dios. Ambas son una herramienta para orientar y discernir al ser en el difícil sendero de la conquista de la ascensión del alma.

Son obras espirituales y místicas, noveladas, que además de poseer la llave y el conocimiento para saldar karma y evolucionar, a fin de llevar a los seres hasta reunirse con sus almas gemelas y con la entidad de las raíces familiares de sus antepasados, tras la llamada muerte; son también la brújula para llegar a la morada de Dios. Todo ello es posible para determinadas y evolucionadas almas.

Tras la lectura de dichas obras, se toma conciencia de que sin amor puro y divino, fe, voluntad y esperanza, la vida llega a un momento que no tiene sentido vivirla. El tiempo corre y las vidas también pasan, por estas razones el alma debe progresar lo máximo en cada vida, de lo contrario, debemos esperar otras reencarnaciones y oportunidades que Dios nos ofrece.

Que vuestros pensamientos, sentimientos, palabras, obras y decisiones deberían rozar la perfección, ya que debido al mal uso del libre albedrío, además de que el alma se estanca, el ser sufre kárnicamente una desarmonía intermitente.

John Kumara